Mi perro no orina ¿Qué hago? Aquí la respuesta

Mi perro no orina, lleva varios días sin orinar y estoy preocupado. 
La incapacidad para orinar puede ser causada por numerosos factores. En cualquier caso, es una señal de que tu perro tiene un problema. Una visita inmediata al veterinario es imprescindible, con el fin de descartar la causa y evitar complicaciones graves perjudiciales para el perro (como la ruptura de la vejiga). Si tu perro está mostrando signos de una incapacidad para orinar, una consecuencia eventual será una vejiga excesivamente distendida, que corre peligro de explotar, infectarse o dar lugar a una posible incontinencia futura. 



Llévalo al veterinario si ves alguno de los siguientes síntomas: 
  • La orina fluye en chorros pausados
  • El perro realiza intentos frecuentes de orinar (a menudo  sin éxito) 
  • El animal tiene fugas y se orina sin darse cuenta  (esto puede suceder porque la vejiga está tan llena que no puede contener más líquidos) 
  • Sangre en la orina 
  • Lamido de la abertura urinaria 
  • Apetito bajo 
  • Vómitos 
  • Letargo 
  • Desinterés en actividades normales 

¿Tu perro orina poco, muy poco o nada?

Si tu perro no orina nada, entonces tiene anuria que se define se define científicamente como la excreción de 0 ml de orina / kilo de peso y hora.

Si tu perro orina poco tiene oliguria que se define se define científicamente como la excreción de 0,1 a 1 ml /kilo de peso y hora.
Lo normal es que un perro orine de 1 a 2 ml /kilo de peso y hora. Es decir, para un perro de 10 kilos, esto equivaldría a hasta 240-480 ml de orina al día.

Si tu perro orina mucho tiene poliuria que se define se define científicamente como la excreción de más de 2 ml / kilo de peso y hora.


¿Por qué un perro deja de orinar?

Hay dos causas o problemas médicos relacionados con la micción en perros, dependiendo de si la ausencia de micción se debe o no a obstrucción de las vías urinarias.

El proceso normal de micción es una intrincada serie de acciones e incluye actividades específicas como la contracción muscular y la función nerviosa. Los problemas urinarios son más comunes en los perros machos que en las hembras. Síntomas de la incapacidad de orinar en los perros La incapacidad para orinar puede convertirse rápidamente en una situación urgente. 

Puede haber numerosas causas que conducen a una eventual incapacidad para orinar en los perros: 
  • Obstrucción en la uretra (esto puede ser como resultado del bloqueo causado por los cristales que existen en la orina, que se acumulan formando cálculos y puede ser provocado por algo tan simple como la ingesta inadecuada de agua, aguas muy calcáreas, etc) 
  • Un perro que ha tenido muchas infecciones del tracto urinario puede comenzar a tener problemas para orinar debido a numerosos eventos de distensión de la vejiga 
  • Tejido cicatricial en la uretra o en la vejiga 
  • Anomalías anatómicas
  • Lesión de la médula espinal, traumatismo o lesión de los nervios que gobiernan el vaciado de la vejiga urinaria
  • Hernia de disco 
  • Algunas cirugías pueden provocar una incapacidad para orinar 
  • Cáncer 
  • Enfermedad de la próstata 


Diagnóstico de incapacidad para orinar en perros 

Al llegar a la clínica o el hospital, estar preparado para transmitir al veterinario todos los síntomas y cambios de comportamiento que ha visto en su perro. El veterinario, en la mayoría de los casos, comenzará con un examen físico completo, seguido de un análisis de orina, que puede mostrar una infección o evidencias de inflamación. Puede insertar un catéter uretral para descartar la posibilidad de un bloqueo. Es interesante notar que una obstrucción de la uretra es más común en los caninos machos, debido al estrechamiento de la uretra en el pene. Otras pruebas adicionales pueden incluir: 
  • Palpación abdominal - si los riñones están llenos, y la vejiga está vacía (anuria) indica la falta de producción de orina.
  • Radiografía o Tomografía computarizada para evaluar la columna y ver posibles compresiones de los nervios
  • Ecografía abdominal para detectar afecciones renales o vesicales 
  • Cistoscopia (inserción de un endoscopio para ver dentro del tracto urinario inferior) 


Tratamiento de la incapacidad para orinar en perros 

El tratamiento se relacionará directamente con la causa exacta de la incapacidad para orinar. 
El alivio inmediato de la molestia en el perro, así como la importancia de eliminar el problema antes de que la situación empeore, serán de suma importancia. 
Para una infección del tracto urinario, se administrarán antibióticos 
La ingesta de agua puede aumentar 
Los acidificantes urinarios o alcalinizantes para tratar determinados cálculos
Tu perro recibirá medicamentos para relajar la vejiga y la uretra 
Quizás haya que cateterizar la vejiga y se puede hacer hasta tres veces al día 
Vaciado manual de la vejiga a intervalos regulares (varias veces al día, por ejemplo en el caso de una lesión de la médula espinal) podría ser necesaria, dependiendo de la razón de la incapacidad para orinar 
Una obstrucción puede significar cirugía si  no es posible una retropulsión del material obstructor de nuevo en la vejiga
Una anomalía congénita podría necesitar corrección quirúrgica 
Los perros machos no castrados pueden ser tratados y luego castrados si el problema es un problema de próstata El resto aseguró que el veterinario supervisará cuidadosamente a su perro. Ella tomará todas las medidas apropiadas tales como los cultivos de orina oportunos, para asegurar que la infección no se establezca, o que el problema no progrese más (previniendo daño renal por ejemplo). Recuperación de la incapacidad de orinar en perros 

El tiempo para la recuperación dependerá de la causa del problema. Muchos perros recuperan la micción normal, pero algunos pueden requerir un catéter que permanezca dentro del cuerpo durante días o semanas, con el fin de mantener el flujo de orina y el tamaño de la vejiga. Con el tiempo, la vejiga puede recuperar la capacidad de funcionar normalmente. Si tu perro tiene una lesión de la médula espinal o daño a los nervios, el veterinario te enseñará cómo vaciar manualmente la vejiga. 
Pueden ser necesarias visitas clínicas regulares, análisis de orina de forma frecuente, así como la terapia con antibióticos,  durante algún tiempo. Una dieta sana y suficiente ejercicio también son importantes. La recidiva es posible, así que lleva a su perro al veterinario sin demora si sospechas una recaída o una infección. 

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.