¿Qué hacer si tu perro tiene fiebre? Aquí la respuesta

¿Qué se considera fiebre en un perro?

La temperatura normal del cuerpo para los perros es de entre 38,5ºC y 39,5ºC, en comparación con los 36,5ºC a 37,5ºC para los seres humanos. Por tanto, un perro no tiene fiebre si supera nuestros 37,5ºC. Debe superar al menos los 39,5ºC.



La palabra "fiebre" se utiliza típicamente para describir la temperatura elevada del cuerpo causada por una infección o inflamación. Una temperatura de más de 39,9ºC se considera fiebre en el perro, según el Manual Merck de Veterinaria.
Cuando las temperaturas alcanzan los 41ºC pueden producir graves complicaciones o incluso la muerte.
¿Cuáles son los síntomas de fiebre en un perro?
Aunque no hay signos claros, algunos de los síntomas que pueden indicar fiebre en los perros incluyen:
  • Nariz caliente y seca (no siempre)
  • Letargo
  • Estado de ánimo depresivo
  • Temblores
Además, dependiendo de la causa de la fiebre, el perro presentará otros síntomas, propios de dicha causa. Si la causa es por ejemplo una infección respiratoria, presentará síntomas respiratorios.

¿Cómo tomar la temperatura a un perro?

La única manera precisa de saber si su perro tiene una temperatura corporal elevada es tomar la temperatura rectal. Los expertos recomiendan usar un termómetro digital diseñado específicamente para el uso rectal en perros. La mayoría de los termómetros destinados para su uso en los oídos humanos no funcionan bien para este propósito.

Para tomar la temperatura de tu perro, primero lubrica el termómetro con un lubricante como vaselina o aceite para bebés. A continuación, introduce suavemente el termómetro un par de centímetros en el ano de tu perro y espera los resultados. 


¿Cuáles son las causas de fiebre en un perro?


Las causas de fiebre en el perro incluyen:
  • Infecciones bacterianas, fúngicas y virales. La infección puede estar en cualquier lugar del cuerpo. Los síntomas dependerán del lugar de la infección y de la causa subyacente. 
  • La vacunación puede producir un poco de fiebre pasajera, a las 24 a 48 horas después de la vacunación por la interacción entre la inyección y el sistema inmunológico del perro 
  • El consumo de sustancias que son venenosas para los perros, como las nueces de macadamia y algunos antidepresivos humanos, puede resultar en un aumento de la temperatura corporal.
  • Hay momentos en que la causa de la fiebre del perro no se puede determinar con facilidad, lo que se conoce como "fiebre de origen desconocido". Las causas más probables para la fiebre del perro de origen desconocido son trastornos del sistema inmune, problemas de la médula ósea, infecciones no diagnosticadas y cáncer.

Las enfermedades inflamatorias no infecciosas parecen ser la principal causa de la fiebre en perros, seguidas de las enfermedades infecciosas y el cáncer.

Por último, una alta temperatura corporal puede ser consecuencia de un golpe de calor por las altas temperaturas ambientales, exceso de humedad y/o exceso de ejercicio. Es una afección común en los perros de zonas cálidas y debe ser tratada con rapidez.



perro-calor
Si vas a sacar a tu perro un día de mucho calor, evita las horas centrales del día, evita que haga mucho ejercicio y asegúrate de que existe algún lugar donde pueda refrescarse. Es muy importante.
El golpe de calor es relativamente fácil de diferenciar de otras causas de la fiebre en el perro. Las circunstancias que lo provocan son los días de mucho calor, ejercicio intenso, ausencia de sombras y/o fuentes de agua. Además, el comportamiento del perro ante el aumento de temperatura es diferente. Estos perros por lo general  tratan de disipar el calor por jadeo y cambios posturales, en contraste con los perros con fiebre de otro tipo, donde la termorregulación alterada no provoca este mecanismo en el animal. Para saber más del gole de calor, puedes leer esta entrada.


¿Qué hacer si tu perro tiene fiebre?


Lo primero que debes saber es que si tu perro tiene una temperatura superior a 39,5ºC, llama al veterinario. Una fiebre por encima de 41 ºC es una emergencia que deben ser tratada con prontitud. 

Como ya hemos explicado antes, las causas de la fiebre son muy variadas y en la mayoría de los casos, lo único que podemos hacer es llamar al veterinario lo antes posible. El veterinario además, podrá aconsejarnos  sobre las medidas a tomar, en tanto él acude a visitar a nuestra mascota.


A veces, podremos ayudar a nuestro perro, mientras llega el veterinario. Si tu perro tiene una temperatura superior a 40,5ºC, debido a un golpe de calor (para saber si tu perro tiene un golpe de calor, lee por favor el apartado de causas de la fiebre), puedes ayudar a que su temperatura corporal baje bañándolo en agua tibia (a temperatura ligeramente por encima de la temperatura ambiente) en la piel. Se puede utilizar un recipiente con agua y un paño o esponja grande.

Sumerge el paño en el agua, luego limpia al perro con él, mojando el paño en el agua según sea necesario para mantenerlo fresco. Las áreas más eficaces para mojar al perro y bajar su temperatura son el pecho, abdomen, axilas e ingles. Estas áreas tienen mucho menos pelo, por lo que el agua será capaz de llegar a la piel mucho mejor. Haz esto cada 20 minutos, en tanto acude el veterinario.

El uso de un ventilador sobre su pelo húmedo puede bajar también la temperatura. Si haces esto, asegúrate de controlar la temperatura rectal de tu perro para detener el proceso de enfriamiento una vez que alcanza 39,5 ºC.

El agua fría y el  hielo deben evitarse, ya que da como resultado de la vasoconstricción de los vasos sanguíneos de la piel y se reduciría la pérdida de calor. Las medidas de enfriamiento deben detenerse cuando la temperatura es de 39.5-40 °C para prevenir el desarrollo de una hipotermia. 


Todas estas técnicas de enfriamiento con agua, deben limitarse a los casos de golpe de calor. La utilización de técnicas de enfriamiento cuando el perro presenta fiebre por una infección  puede ser contraproducente, ya que no tendrá ningún efecto sobre la alteración de la termorregulación del animal. Es más, el animal va a gastar más energía tratando de mantener su temperatura corporal elevada. 

Si la fiebre del perro no se reduce en una hora, o si aumenta, debes ponerse en contacto con tu veterinario.

Si tu perro tiene fiebre, trata de que beba pequeñas cantidades de agua de forma regular para mantenerse hidratado, pero no lo fuerces. 

Evita dar a tu perro medicamentos de uso humano destinados a bajar la fiebre, como el paracetamol o la aspirina, ya que pueden ser tóxicos para los perros y causar graves lesiones o incluso su muerte. La aspirina se usa en la práctica clínica veterinaria, pero a dosis mucho más bajas que las humanas. Esto debe tenerse muy en cuenta. El metabolismo de un perro y el de un humano son diferentes y aunque la mayoría de los fármacos se usan en una u otra especie, las cantidades difieren mucho, no sólo por el peso del individuo sino también por su metabolismo. Algunos propietarios dan aspirinas a su perro, a la dosis de una persona adulta o de un niño, sin saber que esas son dosis tóxicas para el perro. La sobredosis de aspirina en el perro, puede provocar intoxicación por salicilatos, caracterizada por anomalías graves del equilibrio ácido-base, hemorragia, convulsiones, coma y muerte.

Como decimos, la cantidad de aspirina para dar a un perro no es la misma que para una persona: la dosis para el perro es de  10 a 35 mg por kg de peso corporal cada 8 - 12 horas. Por ejemplo, para un perro que pesa 14 Kg, la dosis sería de 14 kg x 20 mg de aspirina (dosis media de aspirina), lo que da un total de 280 mgr por toma. Puede variar entre marcas comerciales pero, por ejemplo, una aspirina adulta de Bayer contiene 500 mgrm por lo que al perro de 14 Kg le correspondería media aspirina por toma. 



Todos los artículos relacionados:












Entradas populares

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.